75

Tatamis y Futones Enrollable

Tatamis enrollables: ideal para artes marciales

Las esteras denominadas como tatami, lo cual significa en japonés "doblada y apilada", son un elemento muy característico de las casas japonesas, que se usan para recubrir todo el suelo en las habitaciones más destacadas, a excepción de la cocina, el baño o la entrada.

Tradicionalmente se han elaborado con tejido de paja y bambú con un borde de tela, aunque existen algunas hechas de fibras sintéticas.

 

 

Una estera de tatami siempre presentan el mismo tamaño y forma. Las dimensiones tradicionales de estas alfombras adosadas fueron fijadas en 90 cm por 180 cm por 5 cm. También se fabrican medias esteras de 90 cm por 90 cm y su tamaño delimita las dimensiones de una habitación japonesa.

Tanto los tatamis como los fusuma (paredes corredizas de madera y papel de arroz) son elementos que fueron determinantes en la arquitectura japonesa.

 

 

 

Tatamis plegables para artes marciales y yoga

Dentro de la inmensa gama de tatamis enrollables que existen, los plegables son los portátiles y los que se llevan a cuesta para variadas actividades. Las artes marciales y el yoga son ejemplo de ello.

 

 

Originalmente los tatamis eran considerados un accesorio de lujo para las personas ricas. Además, siempre han sido un accesorio de lujo imprescindible para las ceremonias tradicionales japonesas, como la del té.

 

¿Cómo deben disponerse los tatamis?

Son muchas reglas las que influyen en el número y en la colocación de los tatamis. Estos deben ponerse en forma de cuadrícula y no deben coincidir 3 o 4 esquinas de las esteras en ninguno de los puntos.

La disposición de los tatamis enrollables  se hace por lo general de 2 modos, que son los siguientes: Los llamados Shügijiki o unidos de forma vertical u horizontal, formando algo así como retículas no cuadradas o de manera Fushügijiki o dipuestos en sentido único, mediante tiras paralelas.

 

 

En cambio para el karate, la norma de la Federación Mundial de Karate establece que debe ser una plancha de polietileno de celdas cerradas de 10 mm x 1000 mm x 1. En la actualidad, se entrena con planchas de colchoneta. Son las habituales que siempre se ven en gimnasios y centros deportivos, donde se practican las artes marciales.

Los tatamis enrollables suelen ser los ideales para hacer yoga, aunque el inicio del uso de la esterilla o colchoneta de Yoga fue en la India y no en Japón. El La India se utilizaba, antiguamente, para su práctica una piel de tigre por los altos costos en el uso de otras alfombras de distintos materiales.

 

 

Esto se hacía como símbolo del dominio de la mente sobre el cuerpo pero realmente era como medida de protección del yogui, tanto del frío como de cualquier posible incidente o molestia con el suelo.

 

Futones enrollables para llevar tu cama a cuestas

Un futón​ se le llama a la cama tradicional japonesa y su estructura incluye un colchón (shikibuton), unido a una funda parecido a un edredón (kakebuton), ambos de algodón y plegables, además también incluye una almohada (makura) que, por lo general se rellena de arroz, trigo, algún otro cereal y las más modernas de abalorios de plástico.

 

 

El futón puede ser almacenado durante el día, lo cual permite otros usos de la habitación, además de servir como dormitorio. Los futones japoneses están diseñados para colocarlos sobre suelos de tatami, que no son màs que pequeñas plataformas hechas de algún material natural tejido, tipo esterilla. Aunque los modernos son acolchados y se hacen de materiales sintéticos y lavables. Por lo general, los futones se pliegan y se guardan durante el día, permitiendo que el tatami se airee y así poder darle otros usos a la habitación.

 

 

Los futones occidentales han asumido diversos modelos, diseños y, en algunos casos, los japoneses nos los considerarían futones. Sin embargo, conservan el hecho de ser plegables, poder usarse como cama o como sofás. Siguen manteniendo también la baja altura y algunos modelos conservan las líneas del diseño nipón original. Aunque en principio nos puede parecer algo simple, realmente no lo es.

 

 

El futón occidental busca no sólo ser una pieza de mobiliario más sino una pieza estrella dentro de una estancia, ya sea una sala o un dormitorio. Las empresas que los fabrican y comercializan, se precian de hacerlo con materiales de primerísima calidad y de forma, en muchos casos artesanal.

 

 

Futones enrollables para llevar a cuestas

Existen hoy en día, muchísimos modelos de futones. Los tradicionales japoneses plegables que mantienen las líneas milenarias de diseño original, los occidentales, los

 

 

cuales vienen en variados modelos, colores y materiales, más o menos parecidos a los nipones habituales o, que cambian por completo el diseño. Pero, existen también los enrollables, que se meten en sus fundas y sirven para llevar de camping, a los paseos o simplemente están hechos para lo que gustan cargan su futón plegable y su tatami enrollados sobre su espalda (a modo de mochila) y lo llevan a donde vayan.

 

 

Es como cargar la cama a cuestas para ir de vacaciones o visitar a algún amigo o familiar. El mercado ofrece muchos futones enrollables que, incluso, vienen con unas correas para fijarlos una vez que estén enrollados y así se puedan transportar o guardar con absoluta comodidad.

Los hay unicolor o de diversos colores, de materiales naturales o sintéticos, grandes o más chicos, pero, sin duda si andas buscando un futón enrollable seguramente conseguirás uno que encuadre con lo que buscas o con el diseño de la habitación donde desees colocarlo. Solo debes visitar los catálogos web y dar con lo que necesitas.