64

Tatami Cama

El arte milenario de dormir sobre los saludables Tatamis Cama

Hace ya varios años que las camas tatami llegaron a las tiendas de decoración, pero hoy están más de moda que nunca gracias al éxito que el estilo oriental ha tenido en occidente. Se trata de una forma decorativa que consiste en colocar las camas a ras de suelo, algo que juega muy a favor de la estética, ya que la habitación puede verse despejada, amplia y limpia.

Ver tambien , cama japonesa, futones baratos, tatami decathlon

 

 

Los tatamis son esteras de fibras naturales, generalmente de paja de arroz que se colocan bajo el colchón o futón que es de algodón y que posee una especia de edredón y almohada. El futón, por lo general se pliega y guarda durante el día y el tatami queda libre para ser limpiado, aireado y la habitación puede usarse para otros propósitos Originalmente, el tatami cama se colocaba en paneles o placas rígidas de forma rectangular y estaba formado por un tejido realizado de paja de arroz y juncos, pero actualmente los tatamis se elaboran con materiales como el polietileno expandido.

 

Medidas Específicas de Una Cama Tatami

La Cama Tatami japonés suele tener unas medidas de 90 cm x 190 cm y 5 cm de grosor, aunque también existen de 90 cm x 90 cm. Si, por ejemplo, cuatro personas van a dormir en una habitación, las medidas de estas serán concebidas bajo la cantidad de tatamis, siendo generalmente 5.5 tatamis el número de esteras que soporta una sala.

 

 

Los tatamis nunca deben colocarse en cuadrícula, ni hacer coincidir 3 o 4 esquinas en el mismo punto. Por ese motivo, se conocen dos tipos de disposición del tatami: shugijiki, en el que los tatamis se únen en sentido vertical u horizontal aun sin formar figuras totalmente cuadradas; o fushugijiki, en el que las esteras se colocan de forma paralela unas a otras en la misma habitación. El tatami es un elemento que, por otra parte, tan solo recubre aquellas en las que se va a dormir, quedando libres otras dependencias como la cocina o el cuarto de baño.

 

¿Por qué dormir en un tatami?

Se puede tener tanto un dormitorio con tatami cama en todo el piso o como una cama tatami. Según el Feng Shui, contar con un verdadero tatami en el dormitorio aporta variados beneficios. Según esta filosofía oriental milenaria, el tatami inspira paz, relajación y calma. Además, gracias al relleno de paja actúa como absorbente del sonido, favoreciendo la insonorización de los pisos. Además, el tatami deja fuera el frío suelo en invierno, Por otra parte, la dureza moderada del tatami contribuye al crecimiento y desarrollo de los niños y es propicia para la salud de la cintura y la columna vertebral en edades más avanzadas.

 

 

Además, los tatamis son capaces de absorber el exceso de humedad en la habitación, actuando como reguladores. Así, aporta una sensación de calor en invierno y frescor en verano. Por si fuera poco, el dióxido también es absorbido y disuelto por el tatami. Como verás dormir sobre una cama con tatami aporta ventajas para el cuerpo y la mente y favorece a mejorar la salud, por otra parte una decoración con tatamis y futones es el sueño de todo minimalista y amante el orden y la tranquilidad. Atrévete y busca tu tatami cama ya para que tengas una habitación a la moda y cuides tu salud.

 

Tatamis cultura milenaria para dormir

Las esteras denominadas como tatami para dormir son un elemento muy característico de las casas japonesas, que se usaban para recubrir todo el suelo en las habitaciones más destacadas, menos en la cocina, baño o entrada que eran colocadas en un peldaño inferior, al ras del suelo de entrada.

 

 

Tatami, significaba en japonés "doblada y apilada porque estas esterillas son removibles y pueden doblarse para ser guardadas o para hacer la limpieza. Tradicionalmente se hacían con tejido de paja, pero en la actualidad pueden también elaborarse con polietileno expandido aunque, al menos en Japón, siguen haciéndose de materiales naturales. El borde de cada estera se recubre con un brocado de tela gruesa.

 

 

Los Tatamis para dormir siempre presentan el mismo tamaño y forma, y de hecho. El tamaño de una habitación viene dado por el número de tatami que podría contener. Las tiendas son tradicionalmente diseñadas para medir 5,5 esteras. El cuarto del té y las casas de té miden frecuentemente 4,5. Las dimensiones tradicionales de estas alfombras adosadas fueron fijadas en 90 cm por 180 cm por 5 cm. También se fabrican medias esteras de 90 cm por 90 cm. Por su tamaño fijo, los cuartos de las construcciones tradicionales japonesas están construidos en múltiplos de 90 cm. Tanto los tatamis para descanzar como los fusuma (puertas corredizas japonesas de estructura de madera y forradas en papel de arroz) son elementos que fueron determinantes en la arquitectura japonesa. Si nos ponemos a comparar con la arquitectura en general podemos notar que esta se diferencia por la relación que tiene con la naturaleza y sus creencias. Sus diseños están compuestos por formas puras, materiales nobles y colores sobrios. Busca anular casi por completo la ornamentación y la ostentación, por lo que se hacen ideales para decoraciones minimalistas.

 

 

Uso Contemporáneo del Tatami

En las camas japonesas de tatamis lo bonito es dejar un espacio de este libre, es decir colocar un colchón que no cubra toda su superficie de forma que el espacio libre te haga de banco o mesilla y ofrezca una estética diferente, amplia y limpia. En tal sentido, los tatamis siempre deben ser más grandes que los futones o colchones.

 

 

Las camas japonesas de tatamis son normalmente muy bajitas, apenas se levantan unos centímetros del suelo, lo justo para posibilitar una buena respiración a este y por ello invitan también a utilizar futones finos de algodón y látex que permiten ser recogidos fácilmente a modo de sofá y liberar así el espacio de tatami para ser utilizado como suelo en el que se pueden practicar cualquier trabajo corporal como yoga, shiatzu, estiramientos o simplemente trabajar sobre él con una mesa baja.

Por eso las camas de tatamis te conectan con la esencia de la estética japonesa, que con una simplicidad minimalista que revela una cultura mileneria, donde la existencia en armonía con la naturaleza se refleja de un modo muy concreto. En la actualidad existen tatamis de diversos materiales y colores que van acorde con la decoración que deseas y con los futones o colchones que los acompañan, camas bajas estilo oriental.

 

 

Y una de las ventajas de este elemento es que mantiene siempre una temperatura aún más calida que la madera y tiene un punto de dureza parecido a la tierra por lo que es también un suelo muy acogedor, por ello se usan para cubrir superficies enteras de habitaciones o espacios grandes simplemente colocando unas piezas junto a otras. Cada pieza de tatami pesa unos 25kg por lo que quedan bien asentadas. Algo muy importante también es que los zapatos no se deben usar sobe el tatami porque se dañan y ensucian. Por su calidez y punto de dureza resulta muy agradable andar o sentarse sobre él.

 

Cómo mantener un Tatami clásico

El tatami clásico Japonés es sorprendentemente duradero y fácil de limpiar. Solo se requiere de un rapo o un aspirador con cepillo incorporado. Es bueno cepillarlo también con un cepillo suave de ropa siempre en el sentido de la fibra. En muchos lugares los tatamis son aireados y secados una vez al año en la primavera, esta tradición no está mal tenerla como referencia.

 

 

Si se utiliza el colchón sobre el tatami lo mejor es elevar este un poco del suelo con una base de madera para facilitar su aireación y si se utiliza directamente en el suelo conviene retirar a menudo el futón dejándolo como hemos dicho antes en forma de sofá para que el tatami no quede nunca mucho tiempo con humedad retenida.

 

Fotones Camas Para Dormir

Camas con inspiración japonesa Ya hemos hablado en otros post que los futones son las camas tradicionales japonesas, las cuales suelen ser bajas (de unos 5 ó 7 centímetros) y que se colocan sobre un tatami (estera de fibras naturales o sintéticas acolchadas). Estos colchones suelen retirarse durante el día, es decir, son plegables, por lo que la habitación queda libre durante el día para otros usos, camas bajas estilo oriental.

 

 

Los futones se han occidentalizado y en esta parte del mundo los tatamis han sido sustituidos por armazones de madera, que si bien no son tan bajas cono los tatamis japoneses, son más bajos que una cama tradicional. En este artículo estaremos tratando los futones camas, los cuales son muebles que son prácticos por su utilidad, además de ser muy funcionales, porque los puedes colocar en varios espacios de la casa y otros que son simplemente hermosos y usarse como camas cuando así se necesiten.

 

 

Con un futón cama todos los espacios mejoran, que además te sirve para recibir invitados inesperados y hay tantos diseños y colores que seguro encuentras el que encaja con tus gustos. Sin embargo hay quien aún no se atreve a incluir los futones en la decoración de su casa. Tal vez porque tienen fama de ser muebles juveniles o quizás porque no llevan tanto tiempo con nosotros y aún no sabemos bien cómo acomodarlos.

 

 

Utilizar Un Futon Como Cama

Por eso en este pots te vamos a dar algunas recomendaciones de cómo usar un futón cama para crear un espacio increíble. Por ejemplo, un futón abierto, a modo de cama, pero sin sábanas y lleno de cojines, es un placer para la vista en un espacio audaz. Cómodo, relajante y diferente. Si pones un futón al lado de una ventana será un éxito. En un espacio más pequeño que quieras decorar de forma más moderna y sencilla, un futón puede ser una gran alternativa.

Sin olvidar que los futones también son perfectos para crear ambientes con un toque masculino si elijes muy bien los colores. Con los accesorios adecuados puedes convertir tu futón en la base perfecta para crear un espacio mágico en cualquier estilo.